Alto for Two Kika Sprangers & Irene ReigNico Brons

Nuevas voces del jazz europeo en directo en la Nova Jazz Cava

 

  • Este miércoles (21h) en la Nova Jazz Cava Mireia Vidal Quintet abrirá una jam session con prometedores músicos catalanes.
  • La escena europea representada por el liderage de Irene Reig y Kika Sprangers en un doble concierto con Smack Dab.
  • La Nova Jazz Cava recordará a Miquel Carol con un concierto del guitarrista belga Philip Catherine.

Desfilada musical con nueva savia durante los próximos días del 40 Festival Jazz Terrassa. Hoy miércoles, la trompetista terrassense Mireia Vidal abrirá la primera de las jams sessions en la Nova Jazz Cava. El jovencísimo quinteto que lidera interpreta un repertorio que transita desde la polirítmia e improvisación de Lennie Tristano hasta la magia creativa de Wayne Shorter con una elevada dosis de bebop.

 

La primera residencia europea del Festival

La relación entre la industria del jazz y los festivales europeos se materializará en la primera residencia artística que acoge el Festival Jazz Terrassa. Se trata de una iniciativa producidaa tres bandas entre el festival Rabobank Amersfoort Jazz de los Países Bajos, el Institut Ramon Llull y el Festival Jazz Terrassa en colaboración con el meeting barcelonés Jazz I Am, con el objetivo de promocionar internacionalmente a los nuevos creadores de jazz del país.

El principal escenario del Festival mostrará el jueves (20:30h) la complicidad de dos de las saxofonistas actuales más innovadoras en Europa, Kika Sprangers (Nijmegen, 1994) e Irene Reig (Barcelona, 1993). "Alto For Two" concentra en formato de quinteto un repertorio de composiciones originales con un sonido singular, distintivo y muy actual.

Kika Sprangers ha trabajado como directora de la sección de saxos de la National Youth Jazz Orchestra holandesa con la que recorrió diversos países y festivales de jazz como el North Sea Jazz Festival, Bimhuis o el King's Place. El concierto supone su debut en el FJT.

Por su parte, Irene Reig es una de las compositoras más activas del panorama actual y lidera diversos grupos como The Bop Collective, con el que ha obtenido el reconocimiento Publieksprijis de la Dutch Jazz Competition 2018. Su último y aclamado lanzamiento es Mira (The Changes, 2021) un directo con su actual trío en el Milano Jazz Club de Barcelona.

Esta residencia artística recuperada de la edición número 39 del certamen ha significado un proyecto de ida y vuelta. El pasado mes de noviembre se presentaba el proyecto en el festival holandés.

En el mismo escenario actuará Smack Dab, la banda que se creo como proyecto de final de carrera en el ESMUC de los músicos Joan Casares y Oriol Vallès. Influenciados por el hard-bop, el swing, el blues, el neo-soul y la música afroamericana contemporánea, el pasado año celebraban 5 años de trayectoria con la gira de presentación del disco 555 (The Changes, 2020) que el Festival recupera en esta edición. Se trata de una propuesta artística enérgica y explosiva; jazz de alta intensidad y sin concesiones que combina cualquier género que tenga el groove como elemento de interacción. 

 

Un concierto en recuerdo a Miquel Carol

A sus 78 años, Philip Catherine está considerado un referente de la guitarrística de jazz de la escena mundial. Con un sonido único, profundamente expresivo, técnico y muy singular, el músico belga continúa muy abierto de miras por la renovación y perfección constante. Su último álbum, The Last Call (ACT, 2021) grabado en directo en Berlín con el desaparecido Larry Coryell, ha sido aclamado unánimemente por la crítica.

Son muchos los que aún recuerdan su debut en el FJT de 1986 a dúo con el contrabajista danés Niels-Henning Pedersen. Se presenta este viernes 4 (21h) en la Nova Jazz Cava, con el compañero de viaje con el que tocó 9 años atrás, el británico Phil Wilkinson al órgano Hammond B3 y con el músico alemán Jo Krause a la parte rítmica para la ocasión.

El concierto está dedicado a Miquel Carol, fotógrafo i miembro del Club de Jazz Terrassa desde 1977 traspasado el pasado mes de octubre. Además de su devoción por la música, Carol era un ferviente seguidor y un enamorado de la guitarra de Philip Catherine.